Padres demasiado buenos

ser un “padre demasiado bueno”, quizá es el reflejo de nuestras carencias (afectivas, materiales, etc.)