13

Hace un año, cuando Claudio le dijo Adiós a los Pañales nos valimos de una técnica muy conocida como es la “economía de fichas” o llamada también “tabla de logros y refuerzos” o “tabla de puntos”, etc. nos fue muy bien y desde entonces hemos seguido usando la técnica para reforzar conductas como bañarse solo (con supervisión), lavarse los dientes y recoger sus juguetes, en general puedo decir que nos ha ido muy bien y siempre la recomendamos.

¿Qué es la economía de fichas y en qué consiste?

Es una técnica de modificación de conducta muy usada por maestr@s y psicólog@s, que se apoya en una Teoría del aprendizaje llamada Condicionamiento Operante desarrollando por el psicólogo estadounidense B. F. Skinner por el año 1938, la cual sostiene que una determinada conducta se aprende por medio de refuerzos y recompensas.
La técnica consiste en seleccionar algunas conductas concretas que quieres que el niñ@ aprenda, las cuales serán reforzadas de forma positiva (ofreciendo premios a cambio de puntos, fichas, etc.) solo cuando esta conducta deseada aparezca.

¿Por qué ofrecer un premio por portarse bien?

Cuando te ofrecen algo atractivo a cambio, ¿no te provoca hacerlo otra vez?, con los niñ@s funciona igual. Los refuerzos son una primera motivación concreta. Está estudiado que cuando las conductas son reforzadas de forma positiva, aumentan la probabilidad de que vuelvan a aparecer. Por otro lado, seamos sinceros, la mayoría de los padres usamos de forma empírica premios y castigos cuando nuestros hij@s se portan bien o mal. Esta técnica ayuda a hacerlo de forma más coherente y ordenada. Se sabe además que cuando una conducta esta instaurada o aprendida y se convierte en un hábito, el refuerzo puede ser solo social, es decir una felicitación, un elogio, etc.

¿A partir de qué edad se puede aplicar?

Aun cuando la técnica puede ser aplicada a todas las personas se comprueba que es muy eficaz en niñ@s.  Se recomienda a partir de los 3 años en adelante, aunque conozco casos de familias que la usan con niñ@s de 2 años en adelante. La regla es que mientras más pequeño sea el niñ@, más gráfico (porque aún no saben leer), sencillo, concreto y lúdico debe ser el refuerzo.

¿Cómo iniciar?

1 Hacer una lista de conductas que deseamos reforzar.

Este paso es quizá uno de los más importantes y es en donde generalmente pecamos al usar la técnica, querer modificar o eliminar las conductas negativas del niñ@. Aunque la teoría dice que con el refuerzo adecuado podríamos reforzar cualquier conducta (seguramente en una situación controlada podría hacerse), lo cierto es que NO es recomendable aplicarla para modificar comportamientos agresivos, destructivos o desafiantes por su fuerte carga emocional (sobre todo si no estás asesorado por un profesional de la conducta). La técnica es más efectiva para aumentar las conductas positivas en vez de eliminar las negativas. Por eso es recomendable identificar las situaciones en las cuales el niñ@ pueda obtener refuerzos (premios, puntos, fichas etc.) por realizar conductas positivas (incompatibles con las rabietas). Estas conductas deseadas deben ser bastante claras. La regla es que mientras más pequeño el niñ@, más concreta y específica debe ser la conducta deseada.
ECONOMÍA DE FICHAS 1

2 Hacer un listado de refuerzos que podríamos dar o intercambiar a cambio de las conductas.

Los refuerzos dependerán de la edad, los intereses del niñ@ y de la disposición de los padres. El refuerzo deber estar en relación con la complejidad de la tarea, es decir,  si el refuerzo será puntos, se recomienda brindar mayor puntaje a aquellas conductas que más trabajo le cueste al niñ@ o más nos interese reforzar. Es importante tener en cuenta que las conductas no deben ser muy difíciles de realizar, para que el niñ@ pueda obtener el refuerzo, sino podría frustrarse al no poder obtenerlo y desinteresarse por la técnica. Los refuerzos tienen un tiempo de utilidad, sobre todo con los más pequeños, pasado ese tiempo, el refuerzo llega a saturar y dejar de interesarles. Por lo que se recomienda cambiarlo de cuándo en cuándo.ECONOMÍA DE FICHAS 2.jpg

3 Especificar claramente los tiempos y refuerzos o premios.

Por ejemplo especificar cuántos puntos se darán por cada conducta lograda y por cuántos puntos podrá canjear un premio. Este paso no es muy necesario con los más pequeños, porque el refuerzo se brinda al instante, una vez emitida la conducta o en otros casos tener en cuenta que los periodos de tiempo no sean muy largos.  ECONOMÍA DE FICHAS 03En este caso, si a un niñ@ le cuesta un poco más recoger sus juguetes, es conveniente darle más puntos por esta conducta. La idea es ser específicamente generoso con aquello que más le cuesta. Por otro lado es conveniente acordar con el niñ@ el sistema de premios, de forma tal que sea atractivo para el niñ@.
ECONOMÍA DE FICHAS 04

4 Elaborar una tabla

No existe un modo correcto de elaborar la tabla, dependerá de la creatividad de cada familia. Pero es conveniente hacerla y que esté en un lugar visible. Mientras más pequeños los niñ@s, más visual y divertida debería ser la tabla. Te dejo dos ejemplos que puedes seguir.TABLA 1TABLA 2

¿Cuándo terminar o desvanecer la técnica?

Una vez que las conductas deseadas se presentan de manera habitual y constante, es decir, que ya forman parte de los hábitos en el niñ@, es momento de la retirada gradual de los refuerzos (hacerlos más espaciados) y elegir otras conductas a reforzar, si se desea continuar con la técnica. Esto siempre, explicándoselo al niñ@. Una estrategia es decirle que ha superado el primer nivel y es hora de seguir avanzando al siguiente nivel.

Aunque al principio puede parecer un tanto complicado, una vez que te involucras es  muy fácil de usar y hasta divertido, pero lo mejor es que puedes lograr muy buenos resultados de una forma sencilla. Si tienes alguna duda o consulta no dudes en enviarme un mensaje.

Te deseo éxitos.